Una licencia exprés de comercio para evitar una burocracia muy cara

El Gobierno aprobó el viernes una ley que facilita la apertura de un negocio sin necesidad del permiso que hasta ahora expedían los ayuntamientos, y cuyo retraso costaba entre 50.000 y 1320.000 euros a los emprendedores.

A partir del próximo lunes, cualquiera que desee abrir un comercio de menos de 300 metros cuadrados en su localidad no tendrá por qué esperar a la licencia de apertura que hasta ahora concedía su ayuntamiento. Bastará con que cumpla tres pasos administrativos: presentar una "declaración responsable" en la que se compromete a atenerse a las normas locales, avalar la viabilidad técnica de su establecimiento con el informe de un arquitecto o ingeniero y pagar la correspondiente tasa municipal.

El Gobierno asegura que este método de autolicencia exprés, aprobado ayer por el Consejo de Ministros, beneficiará a aproximadamente a un millón de comercios que en estos momentos operaba en España sin la pertinente licencia. Tanto éstos como los que ya habían iniciado la apertura de su negocio con el antiguo trámite podrán acogerse al nuevo, ya que la Ley de Dinamización del Comercio Minorista (nombre oficial de la norma) entrará en vigor pasado mañana. Es decir, que los funcionarios municipales ya deberán facilitar el inicio de una tienda con los tres pasos descritos.

Costes


Hasta ahora, el período que transcurría desde que un comerciante pidiera la licencia a su ayuntamiento hasta que éste se la concediese variaba entre los seis y dieciocho meses. Según fuentes de la secretaría de Estado de Comercio, este retraso suponía un "extracoste" para el afectado de entre 50.000 y 132.000 euros al año.

La nueva ley no se aplicará al sector hostelero ni a algunos negocios sujetos a determinadas particularidades técnicas. Por ejemplo, a aquellos comercios ubicados en edificios considerados patrimonio histórico o a los que ya estén sometidos a una regulación específica por sus productos de venta, como farmacias o tiendas de animales. Sí beneficiará, por el contrario, a tiendas de alimentación, frutería, carnicería, confección, textil, droguería, perfumería, joyería, juguetería, papelería, agencias de viaje, calzado, venta de automóviles, belleza y un largo etcétera.

Con todo, el Gobierno informó ayer de que dentro de un año se revisarán los efectos de la ley para, si resulta exitosa, ampliar tanto los metros de superficie de los negocios beneficiados como sus áreas de actividad. Al tratarse de una norma de mínimos, las comunidades autónomas están capacitadas para aumentar desde ya mismo estos márgenes de acción, si así lo desean.

Con un total de 436.496 empresas, 606.131 locales y 1,8 millones de empleos, el sector comercial minorista constituye un sector fundamental para la economía española. Este sector, que cuenta con una fuerte presencia del pequeño comercio, sufre en estos momentos las consecuencias de la crisis, lo que se refleja en un descenso de las ventas cifrado en un 22,6% acumulado en los últimos cinco años.

http://www.expansion.com/2012/05/25/economia/1337967638.html?cid=GNEWS600103

ENPRESA TRANSMISIO ETA ERRELEBOA

HARPIDETZA

Dendartean Berriak

Jaso berri bakoitzeko albiste jakinarazpena.