El comercio local planta cara a Internet

Hasta hace bien poco lo habitual eran las compras en una tienda. Ahora es incuestionable que Internet es una ventana abierta al mundo y que las compras on line, una nueva tendencia a nivel planetario. Y ha llegado para quedarse y modificar definitivamente nuestros hábitos de compra, en un comportamiento que hasta los propios comerciantes reconocen.

Las ventas por Internet son imparables y lo serán más, como lo atestigua el hecho de que los españoles gastarán 29.376 millones de euros en compras on line este año, un 19,2% más con respecto al ejercicio anterior. Cada internauta consumirá, de media, 1.231,3 euros en adquisiciones on line en 2017, el 4,6% del salario medio anual.

Son datos de un análisis elaborado por Kelisto.es, la web del ahorro. El crecimiento que está registrando este comercio en el Estado español en 2017 es el más alto de los que se producen en los países europeos de nuestro entorno.

Estos nuevos hábitos de consumo todavía no están del todo asentados en Euskadi y es que, por ahora, la mayoría de los vascos y vascas prefiere la tienda física. Los consumidores que acuden a los tradicionales establecimientos valoran el poder tocar y sentir el producto.

De hecho, el 88% de los encuestados destaca que el principal motivo por el que realizan sus compras en tiendas es el poder probar, tocar y elegir. Pero lo curioso es que, según el estudio realizado por Tyco, líder mundial en soluciones de seguridad y rendimiento para el comercio detallista, solo el 8% valora el trato personal que ofrece el comercio tradicional.

No comparte la misma opinión Elena Jiménez, vicepresidenta de Tolosa&Co, la asociación de comerciantes de esta localidad guipuzcoana, a quien su experiencia le lleva a afirmar que “a la gente le gusta mucho entrar en una tienda y sentirse atendida”. Es una de las armas que esgrime el comercio local para defenderse de la compra en un clic.

“La diferenciación es nuestra apuesta, nosotros ofrecemos una experiencia de compra diferente a la de Internet”, argumenta Jiménez para defender la venta tradicional de los nuevos hábitos de consumo que comienzan a instalarse en la sociedad, también en la vasca.

Aspectos como la garantía del producto, la confianza en el profesional que lo comercializa o los pequeños detalles que hacen un artículo adecuado a las necesidades del comprador son citados por la vicepresidenta de Tolosa&Co como ejemplos de esa experiencia.

Sin embargo, también es incipiente un fenómeno conocido como showrooming, otra nueva manera de comprar que consiste en mirar y probar un producto en una tienda para luego terminar adquiriéndolo en Internet.

“La gente necesitamos mirar un producto, tocarlo y verlo in situ;pero luego vamos a la red en busca de un precio más económico o para ahorrarnos tener que realizar el transporte nosotros mismos”, subraya Ane Goiri, donostiarra que regenta un comercio de bisutería en el centro de la capital guipuzcoana. A pesar de que el concepto pueda ser desconocido, es un hábito que origina casi el 50% de las compras on line.

El precio del producto es una razón muy convincente para el consumidor, como también constata Elena Jiménez, quien reconoce que ante este argumento “poco podemos hacer”. Los comerciantes de Tolosa, “bien a través de asociaciones o a título individual”, conocen esta preocupación por el ahorro y, según señala Elena Jiménez, realizan un esfuerzo por bajar en la medida de lo posible sus precios.

“Hemos reducido nuestros beneficios para ajustarnos más a las ofertas de Internet”, asegura, aunque reconoce que no en todas las ocasiones es una medida efectiva. “Hay mucha diferencia entre los pequeños comercios electrónicos y los grandes monstruos de Internet”, advierte la vicepresidenta de Tolosa&Co, en referencia a gigantes como Amazon o Alibaba, con ofertas que solo un mayorista puede realizar.

Tanto ella como Ane son conscientes de que el denominado e-commerceestá produciendo una auténtica revolución en el consumo, al hacer posible que el cliente pueda adquirir bienes y servicios desde cualquier lugar del mundo con conexión a Internet a golpe de clic.

Porque, pese a que aún seis de cada diez consumidores vascos optan por las tiendas de siempre, es una realidad que el comercio electrónico continúa creciendo muy por encima de la media del sector. Este año, Adecco prevé que el comercio on line crezca un 8%.

plataforma on linePor este motivo, algunas asociaciones de comerciantes reaccionan bajo la premisa de que “si no puedes contra tu enemigo, únete a él”. Dendartean, que agrupa a 22 asociaciones zonales de 23 municipios guipuzcoanos y dos asociaciones sectoriales con cerca de 1.400 empresas inscritas, se encuentra inmersa en la creación de una plataforma de comercio on linepara sus asociados.

Su presidente, Amador Viteri, explica que la iniciativa todavía está en una fase demo, pero ya ha obtenido el interés de medio millar de empresas del sector comercial, que ven en esta plataforma una manera de adaptarse a los nuevos hábitos del consumidor vasco, cada vez más familiarizado con Internet y que ha perdido mucho miedo a las compras no tradicionales.

“La venta por Internet se ha instalado también en Gipuzkoa y tendremos que entrar en este mundo”, señala para añadir seguidamente que “es perfectamente factible”. Viteri indica que quizá muchos propietarios de comercios locales no conocen las tácticas que se emplean en este nuevo medio, pero “deberemos adquirir esa nueva formación para ser competitivos”.

La iniciativa de desarrollar esta plataforma es un ejemplo de ello. “Partimos de experiencias anteriores fallidas, pero gracias a ellas vamos mejorando e incorporando a nuestro equipo gente joven” que ha entrado en el sector comercial en los últimos años y que realiza aportaciones de valor para perfeccionar esta plataforma del comercio tradicional.

“La venta por Internet no es un enemigo del comercio pequeño, no va a ser ningún hándicap, sino todo lo contrario”, asevera el presidente de Dendartean, siempre y cuando los profesionales tradicionales sepan reaccionar.

Reconoce que existen algunos casos en los que sí se registrarán efectos negativos, como puede ser el comercio periférico, puesto que carece de la capacidad de transportar el producto al domicilio del comprador, servicio que las páginas de comercio electrónico ofrecen en su totalidad.

Sin embargo, encuentra en el e-commerce otro tipo de ventajas, y cita que “a los mayoristas les permite comprar como nunca, acceden a un mayor número de proveedores, pueden comparar precios y los hace mucho más competitivos”.

Viteri considera que el comercio tradicional es capaz de hacer frente a la irrupción de las nuevas tecnologías, pero reclama una mayor atención de las instituciones para que les apoyen en este trayecto. En este sentido, admite que el Gobierno Vasco impulsa iniciativas en este sentido, como la reciente campaña Bono 10+ o la subvención que ha otorgado a Dendartean para desarrollar su plataforma on line, pero lamenta que no sucede lo mismo con la Diputación de Gipuzkoa, que “tendría que ayudarnos a muerte, y no lo hace”.

consumidor responsableLa tercera parte del negocio comercial es, junto a los profesionales y las instituciones, el consumidor. A este respecto, Elena Jiménez considera que “habría que concienciar un poco más” a la sociedad del trabajo de este sector cuyos integrantes “estamos todos los días a pie de calle trabajando y esforzándonos en ofrecer el mejor producto”. Ane Goiri añade que cuando gente compra en los comercios locales y paga sus impuestos contribuye a mantener los servicios sociales de los que nos beneficiamos.

iniciativas

Plataforma web. Dendartean, que agrupa a 22 asociaciones de comerciantes guipuzcoanas, se encuentra en fase de desarrollo de una plataforma web a la que los pequeños negocios del sector podrán incorporar sus ofertas y servicios. Esta medida pretende responder a las nuevas exigencias del mercado, sabedores de que el comercio electrónico ha venido para quedarse.

Diferenciación. Pese a que el pequeño comercio guipuzcoano se esfuerza en rebajar sus precios a costa de reducir sus beneficios, considera que su recorrido con esta medida es corta. La diferenciación, en cambio, es la principal apuesta del sector, que subraya su capacidad de ofrecer una experiencia de compra diferente a la de Internet.

las cifras

1.231

euros de media es lo que ha consumido en 2017 cada internauta en adquisiciones on line, según el análisis elaborado en el Estado por la web Kelisto.es. Esta cifra representa un 4,6% del salario medio anual.

29,3

millones de euros es la cantidad que mueve el volumen total de compras realizada durante 2017 por los españoles en las páginas web de comercio electrónico, según el mismo análisis, que sitúa el crecimiento con respecto al ejercicio anterior en un 19,2%.

8%

es el exiguo porcentaje de los encuestados por Tyco, líder mundial en soluciones de seguridad y rendimiento para el comercio detallista, que afirma valorar el trato personal que ofrecen los profesionales tradicionales.

9

de cada diez vascos sí destaca que el principal motivo por el que realizan sus compras en tiendas es el poder tocar, probar y elegir el producto que buscan.

50%

de las compras on line se originan por el fenómeno showrooming, por el que el consumidor mira y prueba el producto en la tienda y lo compra a menor precio por Internet.

 

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2018/01/21/economia/el-comercio-local-planta-cara-a-internet

ENPRESA TRANSMISIO ETA ERRELEBOA

HARPIDETZA

Dendartean Berriak

Jaso berri bakoitzeko albiste jakinarazpena.